Airoh Área Reservada

¿Cómo podemos mantener siempre eficiente nuestro casco?

La primera regla es limpiarlo. Porque nuestro amigo protector tiene que estar siempre limpio dentro y fuera para que pueda dar lo mejor de sí. Las malas costumbres pueden crear problemas a largo plazo para nuestro casco, por tanto, es recomendable evitar malos hábito, como:

Cerrar el casco con la cadena que pasa a través de los anillos de protección antirrobo cerca de la rueda delantera o trasera.

Es evidente por qué un comportamiento como este es erróneo, pero a pesar de eso, muchas veces vemos cascos con el lado de la calota o las partes interiores en contacto con el suelo. Además de provocar abrasiones y arañazos, esta costumbre va en contra de las más sencillas normas de higiene.

Apoyar el casco sobre la calota

Aunque parezca un comportamiento normal, en realidad puede crear problemas. Esto se debe a que el equilibrio es muy inestable y si lo dejamos apoyado en la moto, el casco podría incluso caerse y golpearse contra el suelo; además, apoyarlo sin prestar atención sobre una superficie rígida por la parte de la calota podría provocar la rotura de una entrada de aire, además de rayarse.

Si queremos modificar el aspecto exterior del casco, tenemos que evitar el uso de pintura en spray o cualquier otro tipo de pintura que pueda alterar la estructura de la calota, así como la colocación de objetos para los cuales se necesite su perforación. Esto se debe a que las pinturas no adecuadas para este uso pueden modificar la estructura de las pinturas de serie, causar daños desde el punto de vista de la seguridad y, por consiguiente, el vencimiento de la garantía del producto.

Además, los elementos externos con superficies adhesivas de tipo industrial requieren mucha atención si se quitan de la calota, porque podrían dañar la pintura. También en este caso se vence la garantía si de este comportamiento se deriva cualquier tipo de problema.

Está de más decir que el casco se puede dañar si se expone a temperaturas superiores a los 50°, relacionadas con fuentes directas de calor, por tanto, prestemos siempre atención a no colocarlo cerca de tubos de escape, estufas, cocinas, chimeneas, etc.

Si hace un poco de tiempo que no comprobamos el estado de nuestro casco, deberíamos dedicar algunos minutos a esta tarea, a fin de cuentas, es el protector de la parte más importante de nuestro cuerpo.

Faq